lunes, 6 de junio de 2011

224.


Hay casos
en los que nunca se debería tener un motivo
para completar las cosas

No hay comentarios:

Publicar un comentario